La vía y su entorno como causa de siniestros viales

  • Posted on: 29 January 2021
  • By: tuteorica

La vía y su entorno como causa de siniestros viales

Doble línea continua en carretera nevada de montaña
La vía y su entorno como causa de siniestralidad

Cuando conducimos un vehículo, ya sea con o sin motor, este hecho se desarrolla en un espacio determinado que está constituido por la vía y su entorno, en el que podemos distinguir al menos dos tipos de elementos relevantes para la seguridad vial: elementos estables y elementos cambiantes: 

  1. Los elementos estables comprenden los aspectos tales como la calzada (trazado, pavimentación, anchura, número de carriles, pendiente, peralte, etc.) y el diseño de su entorno (señalización, barreras protectoras, etc.). 
  2. Los elementos cambiantes incluyen factores tales corno Ia climatología, la hora del día, las condiciones de visibilidad, las incidencias en el tráfico, así como las medidas de control del tráfico y la supervisión policial. 

Se considera que estos factores ambientales en conjunto explican entre el 10 y el 35% de los accidentes de circulación

 

Accidentalidad en función del tipo de implicado

 

Accidentalidad segun medio de transporte
Fuente DGT

En las zonas urbanas, los siniestros que más víctimas mortales producen son los atropellos a peatones, seguidos por las colisiones entre dos o más vehículos en marcha y las salidas de la calzada. En concreto, los datos de los diez últimos años nos indican que el 45% de los muertos en accidente de tráfico en las ciudades son peatones. 

 

 

En carretera casi la mitad de las muertes se producen por colisiones entre dos o más vehículos en marcha. Esta mayor letalidad de las colisiones entre vehículos en carretera está muy relacionada con la mayor velocidad con la que se circula por estas vías. Las salidas de calzada se sitúan como la segunda causa de muerte en las vías interurbanas. Por último, los atropellos aparecen como la tercera causa importante de muerte en carretera. En realidad cualquier atropello a un peatón a más de 50 km/h suele ya resultar mortal. Esto, como veremos, justifica la elección de los límites de velocidad en zona urbana.

 

 

Accidentalidad en función de la localización del siniestro

 

Accidentalidad segun localizacion
Fuente DGT

Es evidente que existe una cierta relación de la accidentalidad con la categoría y los distintos puntos de las vías, Si cogemos de manera orientativa datos estadísticos promedio de los últimos años, aproximadamente el 55% de las víctimas de accidentes de tráfico (muertos y heridos) se han producido en la carretera, mientras que el 45% ha sido en zona urbana. Sin embargo, si tomamos como referencia los muertos, el 80% se produjeron en las carreteras y el 20% en las zonas urbanas. La explicación de este fenómeno la encontramos en la mayor velocidad con la que se circula por las zonas interurbanas. 

Como veremos, la velocidad no sólo incrementa la probabilidad de tener un accidente, sino que, una vez que este se ha producido por el motivo que fuera, las lesiones producidas son de mayor gravedad y suelen desembocar con mucha mayor facilidad en una muerte. Por otra parte, en las vías interurbanas la mayor parte de los accidentes se producen por salida de la vía (lo que los americanos llaman el accidente solitario), aunque las consecuencias más graves las tienen los accidentes con colisiones frontales, Contra lo que pudiera pensarse, la mayor parte de accidentes se producen en las rectas y no en las curvas. En las ciudades, por su parte son mucho más frecuentes las colisiones laterales. 

Precisando más, y en relación con el tipo de vía, en los datos de los diez últimos años se aprecia que las carreteras convencionales son las más peligrosas, tanto por el número de muertos como por el número de accidentes con víctimas. Frente a estas, las autovías y autopistas son las que menos riesgo objetivo parecen presentar. 

Respecto de estos datos es preciso hacer dos importantes comentarios, En primer lugar, llama la atención la alta siniestralidad de las carreteras locales, en las que paradójicamente el nivel de tráfico no suele ser excesivamente alto. La explicación a este fenómeno la encontramos en el exceso de confianza que los conductores muestran en este tipo de vías, bajando en muchas ocasiones su nivel de alerta e incrementando su tolerancia al riesgo. En segundo lugar, y en relación con las autovías y autopistas, es evidente, según todos los indicadores de riesgo, que estas resultan con diferencia las vías más seguras que existen para circular. 

 

Distribución temporal de los siniestros viales

 

accidentalidad meses
Fuente DGT

Durante el año, son los meses de verano  los que producen un mayor número de accidentes, siendo además estos de una mayor gravedad. Destaca igualmente el mes de diciembre, en el que confluyen una gran cantidad de desplazamientos por carretera y unas condiciones climatológicas adversas, además del incremento en el consumo de alcohol durante las fiestas navideñas. 

Por días de la semana, el número de víctimas mortales alcanza su mínimo los martes y el máximo los domingos, debido fundamentalmente a la ocurrencia de los accidentes durante la vuelta del fin de semana y los que suceden en la madrugada relacionados con las actividades de ocio en las noches de los sábados. Es indiscutible el protagonismo de los fines de semana: viernes, sábado y domingo son los días más peligrosos, junto con los 
festivos y especialmente las vísperas de festivo, tanto en la carretera corno en la ciudad. En concreto en estos tres días se acumulan el 55% de todos los 
muertos semanales de la carretera y el 52% de los muertos en las ciudades

 

Accidentalidad dias
Fuente DGT

Finalmente, en lo que se refiere a la distribución por hora de los siniestros se observan tres picos de relevancia:

  1. El primero, entre las 6 y as 8 de la mañana;
  2. el segundo, entre las 12 y 14 horas,
  3. y el tercero (y mayor que los demás) entre las 17 y 20 horas, coincidiendo con los horarios habituales de entrada y salida del trabajo.

En este contexto es importante destacar que el 48% del total de los muertos que se producen en el entorno laboral son por tráfico, ya sea en el camino de ida o vuelta del trabajo (los llamados accidentes in itinere) o cumpliendo con alguna de las tareas del propio trabajo que impliquen la conducción de un vehículo (los llamados accidentes en misión). Son los accidentes in itinere los que representan un mayor porcentaje del número total de siniestros en el ámbito laboral (hasta un 60%), mientras que el 40% restante son accidentes en misión. 

Por otra parte, hay que destacar que en términos relativos las altas horas de la madrugada de los días festivos suelen ser las más peligrosas, debido entre otras causas a la combinación alcohol-velocidad. 

Asimismo, en las vías públicas, tanto urbanas como interurbanas, si bien durante el día ocurren más accidentes, las consecuencias más graves las tienen los producidos durante las noches. El riesgo de accidente, de lesiones graves o de muerte casi se duplica por la noche.

 

 

 

CONTENIDO: 
ETIQUETAS BLOG: