Los sistemas V2G y el vehículo eléctrico. Cómo integrarlo en la red eléctrica

por | Sep 1, 2022

Home 9 BLOG 9 Los sistemas V2G y el vehículo eléctrico. Cómo integrarlo en la red eléctrica

Integración del vehículo eléctrico en la red mediante los sistemas V2G


 

Sistema V2G. Integración del vehículo en la red eléctrica

Esta foto de Autor desconocido está bajo licencia CC BY-NC-ND. Los sistemas V2G de integración en la red del vehículo eléctrico

 

Es la tecnología que permite el almacenamiento desde las baterías de los vehículos eléctricos a la red en las horas valle (cuando el kWh es más barato) y la recuperación de la electricidad en las horas punta (el kWh es más caro). Con la V2G, que requiere crear toda una infraestructura hoy inexistente, todos ganan: los propietarios de los vehículos, las empresas eléctricas, la sociedad y el planeta.

La recarga de los vehículos eléctricos puede ser conductiva o inductiva. El sistema conductivo es una conexión directa a la red, tan simple como enchufar el vehículo mediante cables especiales de alta capacidad con conectores que protejan al conductor de los altos voltajes. El acoplamiento inductivo tiene la ventaja de imposibilitar cualquier electrocución, pero es más caro y menos eficiente que el primero.

La electricidad de la red se suministra en corriente alterna al vehículo. Normalmente el cargador la convierte en corriente continua y la suministra al voltaje adecuado a la batería, desde donde se suministra al motor y a las ruedas. Algunos motores funcionan con corriente alterna, por lo que un inversor debe convertir la corriente continua de la batería.

 

Tarifa nocturna

 

Dado que en España, como en la mayoría de los países, la tarifa nocturna o valle es inferior a la normal, lo ideal sería recargar las baterías por la noche. Una red inteligente, con decenas de miles de puntos de recargas en calles y aparcamientos, y el software apropiado, avisaría al vehículo cuando debe recargar, para e incluso verter la electricidad a la red. Hay que tener en cuenta que la mayor parte del parque pasa mucho tiempo aparcado.

Por esta razón los vehículos eléctricos pueden jugar un papel clave para empezar a gestionar mejor la red, aplanar la curva de carga, hacer uso de la desaprovechada reserva activa (la cantidad de electricidad que garantiza la inmediata disponibilidad en caso de necesidad por un aumento inesperado de la demanda) y permitir un aumento de la aportación de la eólica y otras renovables.

La reserva activa podría suministrar la electricidad que consume un tercio del parque de vehículos en la mayoría de los países (siempre que exista la red adecuada), y evitaría tener que crear una capacidad de generación muy costosa que sólo se utiliza unas pocas horas al año, esas 30 o 40 que coinciden con olas de frío o de calor.

 


TE PUEDE INTERESAR:


 

Un vehículo eléctrico, que recorra unos 17.000 km/año, y realice la recarga en un 80% con tarifa nocturna, gastaría unos 800 €/año en electricidad. Recorrer esa misma distancia con gasolina o gasóleo costaría de 2.000 a 2.500 euros en combustible.

El concepto consiste en posibilitar una relación bidireccional en los flujos entre la red y los coches. Los vehículos eléctricos no solo consumirán energía de la red para recargar sus baterías, sino que también serán capaces de:

  • almacenar esa energía
  • y cederla al sistema cuando éste lo requiera. Si, además, se consigue que su demanda se produzca en momentos convenientes para el sistema, se conseguirá el poder nivelar la curva de demanda. El consumo se realizará en momentos de baja demanda o exceso de generación. Esto  permitiría una mejor penetración de energías renovables como la solar o la eólica.

Los vehículos eléctricos se agruparán, y para esto será necesaria una entidad que los englobe. Con ello sus baterías se verán como un único sistema de almacenamiento. Esto conlleva  la ventaja de que estarán situados cercanos y alrededor de los centros de consumo. Esta generación distribuida es positiva para la red, ya que la hace más estable, segura y resistente. Esto se debe a que generará una mayor capacidad cuando se demande energía de pico en el sistema de distribución.

La prestación de los servicios auxiliares generará un beneficio económico que reducirá el coste que para los propietarios supone la tecnología del vehículo eléctrico. Incluso se podrán vender en los diferentes mercados. Por eso será relevante a la hora de definir estrategias, en que servicios encajar esta energía almacenada.

 

Home 9 BLOG 9 Los sistemas V2G y el vehículo eléctrico. Cómo integrarlo en la red eléctrica

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

N

Recibe notificaciones por correo electrónico cuando haya nuevo contenido disponible.