La psicología vial para mejorar la movilidad

por | May 24, 2023

Home 9 BLOG 9 La psicología vial para mejorar la movilidad

Como puede mejorar la psicología vial la movilidad


 

Psicología vial

La psicología vial para mejorar la movilidad y la seguridad vial. Influencia en los accidentes de tráfico

 

La psicología vial es una rama de la psicología que se ocupa de estudiar el comportamiento humano en relación con el tráfico y la movilidad. Su objetivo es comprender los procesos psicológicos que intervienen en la conducción, así como los factores personales, sociales y ambientales que los condicionan. Además, la psicología vial busca diseñar e implementar medidas preventivas y educativas que mejoren la seguridad vial y reduzcan los accidentes de tráfico.

 

Aplicaciones prácticas de psicología aplicada a la conducción

 

Las aplicaciones prácticas de la psicología vial en la conducción de vehículos son variadas. El objetivo último de esta esta disciplina es estudiar el comportamiento de los diferentes usuarios de la vía con el fin de reducir el número de siniestros viales. En este sentido son varias las aplicaciones prácticas de la psicología vial en el mundo del tráfico:

  • Formación de conductores noveles y reciclajes de los experimentados
  • Evaluación psicológica de los futuros conductores
  • Prevención e intervención en los accidentes de tráfico
  • Educación vial infantil y juvenil
  • La investigación y divulgación sobre temas relacionados con el tráfico

 

La formación teórica y práctica de los conductores nóveles y experimentados.

 

La psicología vial contribuye a mejorar el aprendizaje de las normas de circulación, así como el desarrollo de habilidades y actitudes positivas al volante. También ayuda a detectar y corregir posibles problemas o limitaciones que puedan afectar a la conducción, como el estrés, la ansiedad, el miedo o la agresividad . Por ejemplo, la psicología vial puede ofrecer técnicas de relajación, autocontrol o asertividad para manejar mejor las emociones negativas que pueden surgir al conducir.

 

La evaluación psicológica de los conductores para determinar su aptitud para conducir.

 

La psicología vial realiza pruebas y cuestionarios que miden aspectos como la percepción, la atención, la memoria, el razonamiento, la personalidad o las emociones de los conductores. Estas pruebas sirven para identificar posibles factores de riesgo o incompatibilidad con la conducción, así como para establecer medidas correctivas o restrictivas . Por ejemplo, la psicología vial puede evaluar si un conductor tiene problemas de visión, audición, coordinación motora o reacción ante situaciones imprevistas.

 

La prevención e intervención en los accidentes de tráfico.

 

Psicología y accidentes de tráfico

Psicología y accidentes de tráfico

La psicología vial analiza las causas y las consecuencias de los accidentes de tráfico desde una perspectiva psicológica. Así, puede diseñar e implementar programas de prevención que sensibilicen a los conductores sobre los peligros del tráfico y les enseñen a adoptar conductas seguras y responsables. También puede intervenir en la atención y rehabilitación de las víctimas y sus familiares, ofreciendo apoyo psicológico y terapéutico . Por ejemplo, la psicología vial puede ayudar a superar el trauma, el duelo o la culpa que pueden generar los accidentes de tráfico.

 

La educación vial infantil y juvenil.

 

La psicología vial tiene un papel fundamental en la formación de los futuros conductores y peatones. Desde edades tempranas, se puede educar a los niños y jóvenes en valores como el respeto, la prudencia, la solidaridad o la cooperación en el tráfico. También se puede fomentar el desarrollo de habilidades cognitivas y sociales que les permitan moverse con seguridad y autonomía por las vías públicas . Por ejemplo, la psicología vial puede enseñar a los niños a reconocer las señales de tráfico, a cruzar correctamente las calles o a usar adecuadamente los medios de transporte.

 

La investigación y divulgación sobre temas relacionados con el tráfico.

 

La psicología vial se basa en el método científico para investigar las variables que influyen en el comportamiento humano en el tráfico. Así, puede generar conocimiento válido y útil para mejorar la movilidad y la seguridad vial. Además, la psicología vial se encarga de difundir sus hallazgos y recomendaciones a través de medios de comunicación, publicaciones científicas o campañas de concienciación . Por ejemplo, la psicología vial puede informar sobre los efectos del alcohol, las drogas o el uso del móvil al volante.

 

Aspectos de la conducta human donde trabaja la Psicología vial

 

La psicología vial estudia la conducta humana e intenta intervenir en aquellas facetas que puedan ser peligrosas para la circulación vial. De esta forma actúa sobre diferentes aspectos de la persona:

 

Hábitos

 

Los expertos en salud mental poseen conocimientos sobre el desarrollo de los hábitos y la dificultad que implica modificarlos o abandonarlos. Un psicólogo tiene la habilidad de descomponer una secuencia de conductas en elementos individuales y analizar las recompensas que estas generan Con ello consigue comprender qué es lo que mantiene arraigado dicho hábito. En nuestra sociedad, esto se aplica específicamente al comportamiento individual de conducir bajo los efectos del alcohol, de las drogas o, incluso, a la velocidad.

 

Las emociones

 

Las emociones tienen una influencia significativa en el conductor de un vehículo. El estado emocional de una persona puede afectar su capacidad de concentración, toma de decisiones y respuesta ante situaciones de tráfico. Por ejemplo, la ira o la frustración pueden llevar a comportamientos agresivos al volante, aumentando el riesgo de accidentes. Por otro lado, la ansiedad o el miedo pueden generar distracciones o indecisiones. Es importante que los conductores reconozcan sus emociones y adopten medidas para gestionarlas adecuadamente mientras conducen, manteniendo la calma y priorizando la seguridad vial.

El comportamiento en el tráfico y la interacción entre los participantes son influenciados por las emociones que surgen antes y durante la conducción. Los expertos en psicología en adultos tienen la capacidad de analizar el origen de estas emociones y proporcionar las herramientas necesarias para ayudar a los conductores a desarrollar habilidades de autorregulación al estar al volante.

 

Creencias

 

Las creencias de los conductores o usuarios de las vías pueden tener un impacto importante en la seguridad vial. Las creencias, tanto positivas como negativas, pueden influir en el comportamiento del conductor y en sus decisiones en la carretera. Por ejemplo, si un conductor tiene la creencia de que es invulnerable o que puede conducir de manera agresiva sin consecuencias, es más probable que tome riesgos innecesarios y no siga las normas de tráfico adecuadas. Por otro lado, si un conductor tiene la creencia de que la seguridad vial es una responsabilidad compartida y que sus acciones pueden marcar la diferencia, es más probable que adopte un enfoque responsable y tome decisiones seguras al volante.

Varios estudios sugieren que los comportamientos son activados de forma subconsciente por el sistema de creencias. Esta teoría se puede aplicar también al comportamiento de los conductores en situaciones particulares. Los psicólogos tienen la capacidad de comprender estas creencias y hacerlas conscientes. De esta manera, se pueden implementar intervenciones psicológicas que ayuden a prevenir que las creencias dominen nuestras acciones.

 

Actitudes

 

Estres y conduccion de vehiculosLas actitudes del conductor tienen una influyen de manera significativa en su comportamiento dentro del tráfico. La actitud de un conductor puede afectar su nivel de precaución, respeto por las normas de tráfico y disposición para compartir la vía con otros usuarios. Una actitud positiva hacia la seguridad vial promueve comportamientos responsables, como respetar los límites de velocidad, usar los dispositivos de seguridad adecuados y mantener la concentración en la conducción. Por otro lado, una actitud negativa, como la agresividad o la negligencia, puede llevar a comportamientos arriesgados y aumentar el riesgo de accidentes. Por lo tanto, fomentar actitudes positivas y concienciar sobre la importancia de la seguridad vial son aspectos fundamentales para mejorar la conducta de los conductores en las vías.

Las personas crecen y se desarrollan en entornos variados, y con el tiempo están expuestos a las normas de subgrupos muy diferentes. El cambio de actitudes es un campo tradicional de la psicología y puede desempeñar un papel importante en la prevención de riesgos con el objetivo de mejorar la seguridad vial.

 

Conclusión

 

Como hemos visto, la psicología vial tiene múltiples aplicaciones prácticas que pueden contribuir a mejorar la movilidad y la seguridad vial. Sin embargo, para que estas medidas sean efectivas, es necesario contar con la colaboración y el compromiso de todos los usuarios de la vía, así como con el apoyo de las autoridades competentes.

 

 

 

Home 9 BLOG 9 La psicología vial para mejorar la movilidad

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

N

Recibe notificaciones por correo electrónico cuando haya nuevo contenido disponible.