Infracciones: porqué las cometemos

  • Posted on: 31 December 2020
  • By: tuteorica

Motivaciones a la hora de cometer una infracción de tráfico

Motivación para cometer infracciones de tráfico sin tener en cuenta el peligro de accidente
Motivación para cometer infracciones

Todos sabemos que las normas están para cumplirlas, pero que levante la mano el que no haya desobedecido alguna vez una regla. Los motivos por los que cometemos infracciones de tráfico son muchos y muy variados, pero hay un estudio que nos desvela cuáles son los principales.

A la hora de infringir todos tenemos una excusa de la que echar mano. Un estudio del instituto Crímina refleja cuáles son los factores que más nos determinan para cometer infracciones.

  • El primero es porque no percibimos el peligro que supone nuestro comportamiento.
  • El segundo factor tiene que ver con la aceptación social de determinadas conductas. Probablemente hace 30 años conducir bajo los efectos del alcohol, subir a un coche con un amigo que había bebido, no se veía como algo realmente problemático. Ahora está mal visto.
  • Otras veces incumplimos porque la sanción no nos parece justa. Cuando ponemos sanciones por conductas que no vemos como mal no nos van a motivar a cambiar, a menos que vayamos a tener la sanción inmediata.
  • Uno de los factores que más suele influir en el comportamiento de los infractores es lo que hacen los demás. ¿Somos entonces como ovejas en un rebaño y cometemos infracciones porque los demás lo hacen? Por el hecho de ver que todo el mundo hace una determinada infracción, directamente asuma que está bien. No sé si es un efecto borrego o simplemente un efecto imitación. Esto es tanto en negativo como en positivo. Es decir, si nosotros vemos una conducta que se deja de hacer, la asumimos como propia también.

Exceder los límites de velocidad es una de las infracciones que más cometemos y que más nos cuesta corregir. Además, el 90% de los sancionados por pisar el acelerador reincide. La velocidad es un buen ejemplo de una norma que no siempre se interioriza bien. Si pones un límite y todo el mundo va por encima de ese límite, lógicamente el límite real que yo percibo es el de a qué velocidad van los demás.

Son normas que al estar relacionadas con nuestra protección, parece como que tengamos más autonomía sobre ellas y podamos tomar más decisiones.

Concienciarnos de los graves daños que podemos causar puede ser la clave para reducir las infracciones. Si las personas fueran realmente conscientes de que con su conducta ponen en peligro la vida de las personas, lo más probable es que no la realizaran tal y como lo hacen.

 

 

TIPO DE CONTENIDO: