Alergias y conducción

  • Posted on: 8 May 2021
  • By: tuteorica
Alergias y conduccion
Cómo influyen las alergias en la conducción

Los que no somos alérgicos no nos damos cuenta, pero con la llegada del buen tiempo aumentan las alergias y con ellas sus síntomas: picor de ojos, de nariz, de garganta, estornudos, somnolencia... El problema llega si esos síntomas aparecen cuando estamos conduciendo porque las posibilidades de sufrir un accidente aumentan de manera muy considerable.

El 22% de los españoles sufren alergia al polen. Según la DGT, estos pacientes no tratados tienen un 30% más de riesgo de sufrir un accidente.

Uno de los síntomas más representativos de la alergia son los estornudos. Durante un estornudo dejas de centrar la atención en la carretera aproximadamente cinco segundos. Si vamos cinco segundos a 90 km/h, recorremos hasta 120 m sin prestar la debida atención a la carretera.

Otro de los síntomas característicos es el picor, sobre todo de la conjuntiva, el picor ocular, y lagrimeo. Esto, sumado a un estornudo, prolongaría el tiempo sin llegar a prestar la debida atención al volante.

 

 

Por último, también puede haber una afectación de la vía respiratoria inferior, produciendo pitos, tos y dificultad respiratoria. Eso sumado a la congestión nasal nos va a afectar al sueño. Si una persona no descansa bien, podría llegar a dormirse.

Los antihistamínicos pueden hacer mejorar o desaparecer los síntomas de la alergia, pero antes de tomarlos debemos fijarnos en la caja. Si en ella aparece este símbolo, no debemos ponernos al volante. Sin embargo, existen antialérgicos que no producen somnolencia. Eso sí, debemos elegir el momento adecuado para tomarlos. Hay que hacer una previsión y tomar la medicación 3-4 días antes para que haya hecho el efecto el antihistamínico.

Por otra parte, es recomendable utilizar gafas de sol para evitar el contacto del polen con el ojo y disminuir la sensibilidad a la luz producida por la alergia.

No nos podemos olvidar de realizar un buen mantenimiento del vehículo y para ello es esencial prestar atención al estado del filtro de polen. El filtro de polen, es importante su sustitución porque es el encargado de atrapar, tanto partículas de polen como de suciedad externa. Hay dos tipos de filtro; uno es el de papel, que es más ligero a la hora de retener las partículas, y luego está el de carbono, que este retiene con mucha más precisión todo lo que nos pueda entrar por las toberas de aire.

Y por último, si ya tenemos el filtro para el polen, evitar bajar las ventanillas para evitar que entre mucho polen al interior del vehículo y mantener el interior limpio, para evitar acumulo de polen y la exposición a otros alérgenos.

 

 

TIPO DE CONTENIDO: