Intermitentes o luces indicadoras de dirección: todo lo que necesitas saber

por | Feb 26, 2022

Home 9 MATERIAL COMPLEMENTARIO 9 Intermitentes o luces indicadoras de dirección: todo lo que necesitas saber

Intermitentes o luces indicadoras de dirección: todo lo que necesitas saber


 

Utilizar intermitentes

Intermitentes o luces indicadoras de dirección: todo lo que necesitas saber

 

Los intermitentes son el medio de comunicación fundamental entre conductores cuando estamos circulando. Mover la palanquita para señalizar nuestras maniobras es muy útil y muy sencillo y, además, aunque parezca mentira porque hay gente que no pone nunca los intermitentes, no duele, no cansa y no cuesta dinero.

Se denomina intermitente, luz intermitente o indicador de dirección en un vehículo al complejo de dispositivos luminosos que sirven para indicar a otros vehículos en circulación que se tiene la intención de cambiar la dirección, de incorporarse o de salir del flujo de circulación, cambiar el sentido o efectuar un cambio de dirección, entre otros. El encendido simultáneo de todos los indicadores de dirección indica una emergencia. Los indicadores de dirección suelen ser luces intermitentes de color anaranjado o rojo (especialmente en los Estados Unidos).

 


Utilización de los intermitentes

 

Según un estudio reciente, tres de cada cuatro conductores reconoce no señalizar correctamente los adelantamientos. No utilizar estos dispositivos correctamente conlleva una sanción de 80 euros, pero si, ni siquiera los activamos, la multa ascenderá a los 200 euros.

Se constata que, en 2020, el 74% de los conductores no señaliza con el intermitente su intención de adelantar. Este porcentaje se eleva hasta el 84% cuando se trata de señalizar el retorno al carril de origen.

Tan importante es utilizar los intermitentes cuando es obligatorio como no usarlos cuando no es necesario. Es importante no anticiparse demasiado al señalizar porque estaremos transmitiendo una información errónea, pero también no hacerlo demasiado tarde para que el resto de conductores puedan reaccionar.

Los intermitentes se tienen que poner siempre que sea necesario, sobretodo, cuando existen condiciones de baja luminosidad. Los casos en los que debemos utilizar los intermitentes son:

    • Para realizar un cambio de dirección
    • al realizar un cambio de carril o cualquier desplazamiento
    • es importantísimo utilizarlos al realizar adelantamientos
    • al salir de glorietas
    • o cuando vamos a realizar una inmovilización del vehículo
    • si vamos a incorporarnos a la circulación, para transmitir al resto de usuarios nuestra intención de realizar dicha maniobra
    • etc.

 

Siniestros que provoca su no utilización

 

Los siniestros que provoca la mala utilización de los intermitentes son múltiples, porque contamos entonces con un factor que se denomina “factor sorpresa al resto de conductores”. El más típico suele ser el alcance trasero o, en una glorieta, el alcance lateral porque, a la hora de colocar el intermitente, no le damos tiempo al resto de conductores a dejarnos paso.

 

El intermitente no da prioridad de paso

 

El intermitente no da prioridad de paso; eso se llama invasión de carril. El mal uso de la señalización de los intermitentes puede provocar que los demás usuarios no entiendan lo que queremos hacer. Si yo pongo el intermitente y lo vuelvo a quitar, la gente no sabe realmente lo que quiero hacer. Hasta que no he acabado la maniobra, a los demás usuarios les tengo que decir la maniobra que he hecho. Si no acabo la maniobra, no puedo quitarlo.

Para realizar las maniobras seguiremos la regla R-S-M: retrovisor, señalizar y maniobrar. La idea es que la gente siempre lleve el mismo patrón. Primero observo, señalizo y me cambio de carril.

Utilizar bien este elemento es fundamental para entrar o salir de una rotonda. Los intermitentes en las glorietas hay que utilizarlos siempre que vayamos a abandonar el carril por la derecha y, como medida preventiva, podemos seguir circulando, si vamos a hacer un cambio de sentido, con el intermitente izquierdo para avisar que no vamos a abandonar.

 


TE PUEDE INTERESAR:


 

No utilizar los intermitentes para aparcar pone en riesgo nuestra seguridad y la de los demás. Cuando queremos hacer un aparcamiento, lo primero que hay que hacer es observar por el espejo, indicar que vamos a pararnos; buscamos el hueco e indicamos en qué hueco vamos a aparcar.

Si estamos estacionados y queremos incorporarnos a la circulación, debemos observar y dar al intermitente para avisar de que nos vamos a incorporar a esa vía.

No todos los vehículos tienen intermitentes, pero sus usuarios están obligados a indicar el cambio de dirección. Las bicicletas no están obligadas a llevar indicadores, pero sí a hacer los gestos con las manos.

 

 

Uso de los intermitentes

 

 


Cantidad

 

La cantidad de indicadores varía según el vehículo. La cantidad mínima son cuatro indicadores, como es el caso de las motocicletas, hasta un número máximo de ocho en el caso de los autobuses. Los automóviles suelen tener seis, dos delante, dos detrás (como en las motocicletas) y adicionalmente dos más en los laterales, en la parte delantera.

 


Intermitencia

 

El efecto intermitente se debe a un relé mecánico o electrónico, y en el caso de un relé mecánico a la potencia de las luces. De hecho que la potencia de absorción de las luces influye en la velocidad de intermitencia, la cual aumenta si se incrementa la potencia. Debido a ello puede ocurrir que si se sustituyen las lámparas, la intermitencia sea diferente. Para solucionar este problema, se puede incluir una resistencia en paralelo a la luz nueva que absorba la diferencia de potencia entre las luces antiguas y las nuevas, o usar un relé electrónico que siempre mantenga la misma frecuencia. La potencia (en watts) se calcula:

P=V*I

donde I es el valor de la corriente (en amperios) y V es el valor del voltaje (en voltios).

Dado que

V=R*I

Resulta

gracias a la cual puede calcularse la resistencia necesaria conociendo el voltaje del vehículo y la potencia de la lámpara.

 


Historia

 

Los primeros indicadores surgieron en los años 1920 y eran flechas de una longitud de 20 cm situadas en los laterales de los vehículos. Con los años pasaron a ser luminosas y con un contorno metálico con una bombilla anaranjada en su interior. Para activar la flecha se utilizaba un interruptor que se servía de un electroimán.

 


Alternativas

Senales ciclistas

 

En caso de un mal funcionamiento de los indicadores o en ausencia de ellos (como es el caso de las bicicletas), se puede indicar un cambio de dirección con ayuda de los brazos. Para indicar un giro se ha de extender el brazo de forma perpendicular al torso en la dirección deseada. En ocasionas, dado que, por ejemplo, en un camión en Europa continental (donde se circula por la derecha) si se extiende el brazo a la derecha, no sería visible, puede hacerse uso del brazo izquierdo que formará un ángulo de 90% y apuntará hacia arriba. De esta forma puede utilizarse un brazo para ambas direcciones. Por otro lado, en los Estados Unidos en caso de ciclomotores o bicicletas el brazo irá hacia abajo con la mano paralela al suelo.

 

Uso de os intermitentes

 

Vídeos extraídos del programa Seguridad Vital

Home 9 MATERIAL COMPLEMENTARIO 9 Intermitentes o luces indicadoras de dirección: todo lo que necesitas saber

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

N

Recibe notificaciones por correo electrónico cuando haya nuevo contenido disponible.