Conducción imprudente y conducción temeraria

por | Mar 10, 2021

Home 9 MATERIAL COMPLEMENTARIO 9 Conducción imprudente y conducción temeraria

Conducción imprudente y conducción temeraria

 

Vitoria es desde luego una ciudad cordial y amable con los peatones. Si esa amabilidad y esa cordialidad nos la autoimpusiéramos todos los conductores, seguramente viviríamos en un mundo ideal en el que habría menos accidentes. Pero por desgracia la realidad es muy distinta y en la carretera nos encontramos con conductores imprudentes y temerarios. Algunos de ellos pueden convertirse en delincuentes viales e incluso ir a la cárcel. Hoy analizamos los conceptos de conducción imprudente y conducción temeraria

No poner los intermitentes, sobrepasar la velocidad permitida, saltarse un stop, no respetar la distancia de seguridad o adelantar de forma inadecuada; son acciones que ponen en riesgo nuestra seguridad y la de los demás, ¿pero es lo mismo una maniobra imprudente que una maniobra temeraria? Pues vamos a verlo.

-No es lo mismo una maniobra imprudente que una maniobra temeraria. En la maniobra imprudente, nos hemos descuidado, ha sido un error, no queríamos hacerlo; en la maniobra temeraria, sí lo hemos querido hacer, hay dolo, hay intención, hay un elemento volitivo en el proceso, que marca la diferencia entre una y otra conducta. Aquellas conductas en las que nos saltamos un stop, circulamos en dirección contraria, no respetamos una determinada norma básica de circulación; hay una temeridad manifiesta y un desprecio absoluto a la norma de tráfico.

Según las estadísticas, como conducción temeraria como factor concurrente puro, aparecen 11 accidentes mortales en 2018. Pero son mucho más, porque los grandes excesos de velocidad o los excesos de alcohol aparecen tipificados en otros cuadros y también podemos hablar de ellos como conductas temerarias.

 


El exceso de velocidad

 

En 2019 casi tres millones de conductores fueron denunciados por exceso de velocidad; es decir, dos de cada tres sanciones tuvieron relación con esta infracción. En el caso de la velocidad realmente podemos ver diferentes grados en la actitud del conductor.

 

Conducción imprudente y conduccion temeraria

Conducción imprudente y conducción temeraria

Hasta 120 km/h, digamos, que estaría en verde el cuentakilómetros; diligencia, actuación ordenada.
Entre 120 y 150 km/h, estamos hablando de una conducción descuidada, imprudente, ha cometido un exceso de velocidad.
Y a partir de 150, hay un cierto dolo o intención de ir a esa velocidad. Por tanto estaría en rojo, en naranja y en verde, digamos, la actitud del conductor frente a la velocidad.
Dependiendo de la peligrosidad de la maniobra, las sanciones por imprudencias y temeridades varían. La conducción temeraria pura, digamos, catalogada así como infracción, son 500 euros y seis puntos; pero hay otras infracciones que están fuera de esa catalogación que son también temerarias.

El caso de la velocidad o del alcohol en determinados grados se recogen como conducir con exceso de alcohol o de velocidad, pero entrarían dentro de esa temeridad. Y aquí hay una graduación; cuatro, dos, seis puntos; en función del grado en el que yo me he implicado en esa conducta.

El mensaje es una cierta empatía vial; intenta ponerte en la posición del otro y no hacer cosas que a ti no te gusta que se hagan. Por lo tanto, evitemos ese tipo de conductas temerarias, que no provocan sino un desprecio absoluto a la norma y sobre todo al resto de la población.

 


Texto vídeo extraídos del programa “Seguridad Vital

 

 

Conducción temeraria y conducción imprudente
Home 9 MATERIAL COMPLEMENTARIO 9 Conducción imprudente y conducción temeraria

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

N

Recibe notificaciones por correo electrónico cuando haya nuevo contenido disponible.