Somnolencia y sueño en la conducción

por | Jul 10, 2022

Home 9 MATERIAL COMPLEMENTARIO 9 Somnolencia y sueño en la conducción

Somnolencia y sueño como factores de riesgo en la conducción


 

Sueño y somnolencia durante la conduccion

Sueño y somnolencia durante la conducción

 

 

 

Más de la mitad e los conductores españoles no para de conducir cuando sienten sueño al volante, es más, tratan de aguantar hasta el final del viaje. De alguna forma, tienen un exceso de confianza, ¨Yo controlo, se me va a pasar, puedo llegar hasta el final¨ y no es así. Ya solo con sentir la somnolencia, no solo es un aviso de que viene el sueño, sino que comienzan a disminuir nuestras condiciones y reflejos, nuestra visión y atención en la conducción.

El sueño es uno de los factores de riesgo más importantes a la hora de buscar explicación a muchos de los accidentes de tráfico, ya que su aparición, impide completamente el control de cualquier vehículo, al contrario de lo que puede ocurrir con el alcohol o drogas, con las que si se consigue un cierto dominio. Además, no es necesario que el conductor entre en un estado de sueño profundo, ya que la somnolencia por sí sola supone el 30-15% de los siniestros viales al alterar gravemente las capacidades para conducir.

Un estudio de la fundación Línea directa estima que en los últimos cinco años el sueño ha estado presente en más de 20.000 accidentes con el resultado de 800 muertos, 3.300 heridos graves y 24.000 heridos leves. Se ha corroborado algo que parece evidente, los accidentes que se producen como consecuencia de la somnolencia, generalmente, dan lugar salidas de vía y ésta salida a la vez suele ocasionar un vuelco o colisión con el vehículo que se aproxima por el sentido contrario, por lo que son accidentes muy graves.

Los accidentes a causa del sueño no se producen únicamente durante la noche, como cabría esperar, si no que también podemos hablar de unas horas críticas durante el día: la madrugada y las primeras horas de la tarde.

 


El ciclo vigilia-sueño

 

De todos es conocido que contra el sueño no se puede luchar porque siempre acabará por vencernos. Además, la falta de sueño durante periodos prolongados puede dar lugar a importantes trastornos y cambios de comportamiento que afectan de forma muy relevante a la tara de la conducción.

Por todo ello es importante conocer algunas actuaciones para mitigar los efectos de la somnolencia durante la conducción:

  • La madrugada y las primeras horas de la tarde son periodos propicios para la aparición del sueño, independientemente del número de horas dormidas por la noche.
  • Los entornos viales monótonos también favorecen la somnolencia, sobretodo durante las horas críticas.
  • El número de horas de vigilia acumuladas también favorecen la aparición de la somnolencia, cuanto más tiempo llevemos despiertos, más sentiremos la necesidad de dormir.
  • Las diferencias individuales de cada conductor son también una variable a tener en cuenta, hay personas cuyo nivel de alerta es mayor por las mañanas , mientras que en otras es por la tarde.

Este tipo de accidentes tienen un patrón en cuanto al día y la hora en que se producen con mayor frecuencia. Las horas de mayor riesgo son después de comer, entre las 14 y 16 horas ( intentar evitar en la medida de lo posible las comidas copiosas y el alcohol) y los horarios nocturnos. También se dan más frecuentemente los fines de semana (sobretodo sábados) y en meses de verano (Julio sobretodo). En cuanto al tipo de vías, se producen con más frecuencia este tipo de incidentes en vías interurbanas, sobretodo autovías y autopistas.

 


Síntomas

 

Sueño y somnolencia al volanteQuedarse dormido al volante no es un hecho que ocurra súbitamente, antes, nuestro cuerpo muestra ciertos síntomas que nos deberían alertar. El picor de ojos, bostezos e incomodidad en el asiento son síntomas de la somnolencia que puede preceder al sueño y que ya dificultan la conducción. Más grave ya es el sueño o incluso los microsueños que se pueden producir al conducir. Las cifras no son positivas:

Los efectos del sueño y la somnolencia durante la conducción los hemos sufrido ocho millones de conductores en forma de  microsueños en algún momento.
Trece millones de conductores no saben cómo prevenir estas situaciones tan peligrosas.

 


Efecto de la falta de sueño

 

Efectos de la falta de sueño

 

 

    • Incremento del tiempo de reacción, siendo especialmente cuando se circula a velocidades elevadas.
    • Mayor posibilidad de distracciones y reducción del estado de vigilancia, sobretodo en entornos monótonos y con poco tráfico.
    • Déficits en el procesamiento de la información que el conductor debe recoger del entorno que le rodea, alterando además la memoria a corto plazo.
    • Alteraciones motrices: se produce una relajación excesiva de los músculos, dando lugar  a una mayor lentitud y a una menor precisión de las respuestas motoras, tendiendo el conductor a ejecutar movimientos de forma automática y con menor precisión.
    • Aparición de microsueños, de corta duración y en los que el conductor no es consciente.
    • Alteración de las funciones sensoriales, necesitando estímulos más fuertes para que el conductor de respuesta a una situación determinada.
    • Alteraciones en la percepción: se captan peor la señales y, facultades como la percepción de profundidad y del tiempo, también se ven gravemente alteradas, pudiendo producirse, en casos extremos, alucinaciones e ilusiones visuales.
    • Cambios de comportamiento: aparece la agresividad, el nerviosismo, tensión y aumento de conductas arriesgadas, sobretodo cuando se está muy cerca del lugar de destino.

 

 


Condiciones que favorecen la aparición de la somnolencia

 

  • Ya he comentado que dormir menos horas de las necesarias puede dar lugar a importantes alteraciones del comportamiento y del nivel de alerta. Se considera, que para que el sueño cumpla su función reparadora, son necesarias entre 7-8 horas. También se ha demostrado, que dormir menos de 4 horas, provoca un claro deterioro en tareas como la conducción. Por otro lado, los efectos de la falta de sueño son acumulativos, es decir, dormir una hora menos todos los días dará lugar a un déficit de sueño que puede desembocar en un adormecimiento crónico a largo plazo.
  • El sueño fragmentado: que pasemos un determinado número de horas en la cama, no quiere decir que hayamos descansado bien, tan importante como la cantidad de sueño, es la calidad del mismo. Algunos factores como pueden ser los problemas, ansiedad, alcohol, ruidos, etc. pueden producir una fragmentación del sueño y por lo tanto un incremento de la somnolencia durante el día.
  • Trabajos por turnos: las personas que se ven habitualmente en estas situaciones y que constantemente cambian los ritmos de sueño–vigilia suelen sufrir notables deterioros en su nivel de atención, relacionados con la somnolencia.
  • Ingesta de medicamentos con efectos sedantes, sobre todo ansiolíticos, antihistamínicos, y antidepresivos, todos ellos fármacos que producen un aumento de la somnolencia.
  • Trastornos del sueño: consisten en diferentes conductas o fenómenos fisiológicos anormales que pueden ocurrir durante el sueño y que alteran los mecanismos del ciclo sueño-vigilia.

 

Trastornos del sueño 1

 


TE PUEDE INTERESAR


 

Trastornos del sueño 2

 


Variables moduladoras de los efectos del sueño sobre el conductor

 

 

Son variables que pueden potenciar los efectos negativos del sueño durante la conducción

    • Variables ambientales: destacan la falta de una oxigenación y aireación adecuada del vehículo, así como el calor excesivo.
    • La fatiga: a mayor fatiga, más sueño y a mayor somnolencia se suele añadir una mayor fatiga.
    • El estado psicofísico: en un conductor que parezca algún problema físico o psicológico, los efectos negativos del sueño se acelerarán, sobre todo en viajes largos.
    • La edad: cuanto mayor es una persona, menos horas de sueño necesita, sin embargo, estas personas de edades avanzadas, tienen mucho menor control sobre el sueño y sobre sus efectos negativos al volante, a esto hay que añadir también, que el uso de medicamentos es mayor entre las personas de más edad, lo que les hace más propensas a sufrir somnolencia al volante.
    • Alcohol, fármacos y otras sustancias: además de los fármacos sedantes, de los que he hablado antes, algunos estimulantes producen un efecto rebote que hace que pasan su acción el sueño sobrevenga de forma intensa y repentina. Por otro lado, el alcohol, como depresor del sistema nervioso, facilitar la aparición del sueño.

 

 


Consejos para prevenir los efectos del sueño y de la somnolencia en la conducción

 

 

    • Guardar unos hábitos de sueño adecuados

      Fatiga y sueño durante la conducción

      Fatiga y sueño durante la conducción

    • Si el sueño aparece, parar en un lugar adecuado y dormir 20-30 minutos
    • Extremar las precauciones durante la conducción nocturna.
    • Las horas más peligrosas son entre las 3 y las 6 de la madrugada.
    • También tenga cuidado después de comer, ya que sus reflejos serán menores.
    • Evitar en lo posible las carreteras que le ocasionen somnolencia y los viajes largos. Esto es importante  especialmente cuando se encuentre en períodos de gran tensión, o tras haber realizado un gran esfuerzo físico.
    • No ingerir nada de alcohol, ni consumir medicamentos de efecto relajante o sedante.
    • En los viajes, realizar frecuentes paradas y estire las piernas.
    • No adoptar una postura relajada y sujetar con firmeza el volante.
    • Nunca llevar el coche con temperatura elevada.
    • No hacer comidas copiosas, ni tomar alcohol.
    • Los estimulantes naturales no van a remediar la falta de sueño. Pueden enmascararlo o producir un peligroso efecto rebote.
    • Si trabaja a turnos, respete los horarios destinados a dormir. No iniciar un viaje largo sin haber dormido.
    • La automedicación (sedante-estimulante) para paliar alteraciones del sueño es peligrosa, porque puede enmascarar el proceso causante y provocar efectos secundarios sobre la capacidad de conducir.
    • Si su médico le ha recetado un medicamento para el insomnio, siga sus instrucciones respecto a la conducción de vehículos. Evite conducir los primeros días, y en los cambios de tratamiento.

 

Para evitar esta problemática, la DGT recomienda parar cada dos horas durante los viajes, descansar 10 ó 15 minutos, no es necesario más, y después continuar nuestra marcha. Con esto conseguimos prevenir, no el sueño, sino la somnolencia.

De todos es sabido es sabido que es preferible llegar a nuestro destino 10 minutos más tarde que no llegar.

Monográfico de la DGT sobre las consecuencias y causa del sueño y la somnolencia durante la conducción de vehículos

 

Efectos de la somnolencia sobre la conducción de vehículos




Home 9 MATERIAL COMPLEMENTARIO 9 Somnolencia y sueño en la conducción

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

N

Recibe notificaciones por correo electrónico cuando haya nuevo contenido disponible.