Siniestros e incidentes de tráfico

por | Dic 16, 2020

Home 9 MATERIAL COMPLEMENTARIO 9 Siniestros e incidentes de tráfico

Diferencias entre siniestros e incidentes

 

Siniestros e incidentes de trafico

Siniestros e incidentes de tráfico

 



Los siniestros viales son un fenómeno comúnmente atribuido al azar. Según esta concepción, nos enfrentamos ante hechos fortuitos , incontrolables , fruto del destino o de la casualidad y, en consecuencia, son inevitables. Sin embargo, un estudio profundo del fenómeno de la accidentalidad nos demuestra claramente la falsedad de estas creencias tan ampliamente extendidas entre la población conductora.

 

 

 

FALSAS CREENCIAS Y CONCEPTUALIZACIÓN ACTUAL DEL ACCIDENTE

 

 

Accidente y falsas creencias

 

Conceptualización actual del accidente

 

Escapa a nuestro control

 

Es imprevisto

 

No depende de nosotros

 

Es inevitable

 

Es fortuito

 

Es cosa del destino

 

Obedece al azar

 

Es un problema de salud

 

No es accidental

 

Es controlable

 

Es evitable

 

Es un proceso

 

Es una consecuencia

 

Es prevenible

 

 


Factores del conductor

 

Detrás de cada accidente puntual pueden identificarse toda una serie de factores que se relacionan directamente con su ocurrencia, entre los que destacan especialmente aquellos que tienen que ver con las circunstancias del propio conductor. De este modo, la velocidad, el consumo de alcohol, la fatiga, la somnolencia, las condiciones ambientales, la hora del día y un largo etcétera son, como veremos, variables directamente relacionadas con la incidencia de los accidentes de tráfico.

 

Son muy numerosos los estudios científicos que han demostrado, sin dejar lugar a dudas, cómo el modelo de azar anteriormente comentado es incapaz de asimilar todos los datos de accidentalidad en el tráfico. De este modo, lejos de ser sucesos impredecibles e inevitables, podemos tener un conocimiento exacto y preciso de cuándo, cómo, dónde y por qué están ocurriendo todos estos accidentes, así como de qué podemos hacer para evitarlos y minimizar sus consecuencias. 

 

 

Frente a la concepción del accidente como hecho azaroso, debemos destacar que los accidentes no son nada accidentales, sino sucesos  predecibles y, en consecuencia, evitables.

 

 


Los incidentes de tráfico

 

Pero en el tráfico no sólo son importantes los accidentes propiamente dichos, sino que también tenemos que hablar de los llamados incidentes, como la antesala de aquellos. Los incidentes (también conocidos como conflictos o cuasi-accidentes) son eventos que se pueden producir durante la conducción como consecuencia de una actuación o circunstancia insegura y que no han repercutido en ningún tipo de daño o lesión, pero que bien podrían haber derivado en un accidente. Estos incidentes implican un elevado margen de riesgo durante el transcurso de la tarea de conducción.

 


La pirámide Hyden

 

Por otra parte, existe una relación directa entre los incidentes y los accidentes, de tal forma que la ocurrencia de los primeros nos indica la probabilidad de que se den verdaderos accidentes en las mismas circunstancias. Podría decirse que existe un continuo en la gravedad de los acontecimientos que se producen en la conducción, tal como nos indica la llamada Pirámide de Hyden, cuya filosofía es que existe una sucesión de eventos que discurre desde ciertos sucesos muy habituales hasta los accidentes propiamente dichos.

 

piramide hyden siniestro total accidente trafico
Pirámide hyden

 

 

Como se puede observar, en la base de la pirámide se encuentran los acontecimientos que ponen en riesgo la seguridad de los vehículos implicados, pero que no llegan a interrumpir la marcha de tos vehículos. A de ahí se suceden una serie de fenómenos (conflictos potenciales. leves y graves) cada vez de mayor gravedad, aunque cada vez menos frecuentes, en cuya cúspide encontramos finalmente los accidentes,

El conocimiento de estos sucesos tiene una importancia vital para prevenir y frenar muchas dimensiones de la accidentalidad, por lo que debemos estar muy atentos a los incidentes que  experimentemos con mayor frecuencia para prever nuestros futuros accidentes potenciales. Sin embargo, el conductor no suele considerar que estos incidentes sean verdaderos riesgos para la seguridad en la conducción, por lo que acaban por considerarse normales. Se podría decir que las conductas imprudentes que no llegan a desembocar en un accidente se integran, se instalan y se mantienen,  hasta que finalmente con el tiempo sucede el siniestro.

 


Conclusión

 

Dicho de otra manera, ignorar los semáforos, ir a velocidades  inadecuadas o conducir bebido, son conductas frecuentemente relacionadas con incidentes, lo que las convierte en claros predictores de que finalmente acabe ocurriendo el accidente. Por tanto, hacer consciente al conductor de los procesos que subyacen y anteceden a los incidentes es vital para explicar lo que pasa en los propios accidentes, ya que al hacer explícitos los parámetros de conducta  implicados en estos procesos, el conductor eleva su percepción del riesgo aproximándose al riesgo real y, por tanto, adopta conductas más seguras.

 

 

Existe una relación directa entre los incidentes y los accidentes, de tal forma que la ocurrencia de los primeros nos indica la probabilidad de que se den verdaderos accidentes en las mismas circunstancias.

 

 

Home 9 MATERIAL COMPLEMENTARIO 9 Siniestros e incidentes de tráfico

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

N

Recibe notificaciones por correo electrónico cuando haya nuevo contenido disponible.