Caminos escolares seguros ??

por | Ene 28, 2022

Home 9 BLOG 9 Caminos escolares seguros ??

Caminos escolares seguros


 

Fila escolar

Camino escolar seguro

 

Los caminos escolares seguros son una propuesta surgida con el ánimo de que los niños recuperen la experiencia de caminar juntos hasta el colegio, moviéndose con seguridad y autonomía por las calles, disfrutando del espacio público.

 


Objetivos y metas de los caminos escolares seguros

 

Estos caminos deben tener cuatro objetivos fundamentales:
    1. Promover la salud de los niños facilitando la actividad física al potenciar desplazamientos al colegio a pie o en bicicleta. Así se adquieren hábitos saludables que alejan a los niños de enfermedades como la obesidad.
    2. Reducir el número de vehículos motorizados empleados para transportar a los menores al colegio. Así se favorece una movilidad más limpia y sostenible y una mejora de la seguridad vial infantil. También se mitiga un problema fundamental de las ciudades: los atascos.
    3. Crear una red de itinerarios hasta el colegio que sean seguros para circular a pie, bicicleta o patinete
    4. Recuperar la autonomía de los niños, que puedan recuperar la calle y puedan hacerlo además de forma segura. Realizar el trayecto al colegio junto a amigos y compañeros favorece la socialización, la autoestima y la autonomía.

Los niños son peatones y ciclistas y, por eso, un proyecto de autonomía infantil está vinculado a la promoción de los modos no motorizados de los desplazamientos. Pero los proyectos de camino escolar que se plantean actualmente son mucho más que iniciativas de movilidad. Aunque el eje central de análisis es el trayecto que los menores recorren de casa al colegio y del colegio a casa, este viaje cotidiano es una herramienta útil para hablar de otros temas que están relacionados con los modos actuales de vida, la integración de la infancia en las ciudades o su papel en la sociedad.

El recorrido de casa al colegio puede ser toda una experiencia y una oportunidad para explorar el espacio, darle un sentido y entrar en contacto con otros y experimentar. Además, no puede dejarse al margen la relación entre actividad física cotidiana y salud. El ejercicio físico previene enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II, ciertos tipos de cáncer, osteoporosis y es un buen aliado contra estados depresivos.

 


Importancia de la actividad física

 

El tiempo mínimo recomendado por la comunidad internacional se sitúa en una hora diaria de actividad física moderada para para niños y jóvenes. La actividad física moderada se refiere a un esfuerzo ligero, sin generar transpiración, que dinamiza y hace ejercitar los músculos, especialmente el corazón. Una actividad física ligera puede ser una marcha a pie o un paseo en bicicleta. El nivel de sedentarismo está comenzando a constituir un problema de salud pública. Los estudios muestran los bajos niveles de actividad de la población en general, resultando especialmente preocupante la tendencia decreciente en menores y adolescentes. Mientras que muchas enfermedades derivadas de la inactividad se manifestarán en la edad adulta, los niveles actuales de sobrepeso y obesidad infantil empiezan a mostrar que es necesario fomentar hábitos más saludables entre los alumnos de los centros escolares.

 


Datos y resultados del estudio

 

Los caminos escolares seguros se han abordado desde hace tiempo en muchas ciudades pero, para completar el diagnóstico y con el ánimo de hacer un ejercicio de reflexión, hemos realizado encuestas a los estudiantes para conocer sus hábitos de movilidad y sus preferencias. Los encuestados han sido estudiantes de  diferentes edades y alumnos de 6 colegios situados en un radio de 3-4 km máximo de la vivienda. La muestra además se ha realizado en ciudades y pueblos de tamaño medio  (10.000-50.000 habitantes). Aunque los resultados no se pueden extrapolar a todos los colegios (hay grandes diferencias entre pueblos pequeños y grandes ciudades), si nos pueden dar una idea de lo que los estudiantes piensan al respecto de sus desplazamientos a los centros educativos.

 

Modos de desplazamiento

 

De las encuestas, se desprende que casi el 60% de los alumnos encuestados se desplaza a pie y el resto, se desplaza principalmente en medios motorizados (coche y autobús). Analizando los modos de transporte utilizados para desplazarse a distintos colegios los alumnos, son los siguientes:

 

Caminos escolares seguros

Selección modal en desplazamientos al centro escolar

 

Se observa una prevalencia del desplazamiento a pie, salvo en el caso de un centro, donde la opción más común, es la del desplazamiento en coche (la ubicación del centro, parece ser la razón más evidente).

De aquellos que afirman desplazarse en coche habitualmente, alrededor del 75% , asegura que la parada la hacen de forma apresurada por dos motivos, la congestión en la entrada al centro y las prisas propias de la familia. Se observa, que la mayor representación de “parada apresurada”, coincide con dos colegios ubicados en zonas declaradas en la encuesta ciudadana, como zonas de alta congestión en horas punta, especialmente, a la entrada y salida de los centros escolares, confirmando la percepción generalizada de saturación del tráfico en estas áreas.

 

Preferencia de modos de transporte

 

Durante las encuestas, se ofreció a los alumnos la oportunidad de expresar qué medio de transporte les gustaría utilizar para desplazarse al centro escolar. Si actualmente, casi un 60% de los niños se desplazan a pie, podemos observar que más de un 80% optarían por medios no motorizados (en favor de otros medios de transporte deseados por los alumnos como al bicicleta, patines, patinetes, etc.).

 

Preferencias por los distintos medios de transporte

Preferencias por los distintos medios de transporte

 

 

Cabe destacar que el número de alumnos que optaría por caminar, se incrementa significativamente cuando se le ofrece la posibilidad de hacerlo con amigos, lo que refuerza el beneficio social de fomentar los desplazamientos a pie al centro escolar, pudiendo ser un poderoso incentivo para la promoción de hábitos más saludables entre los escolares.

 

Barreras y dificultades en los desplazamientos

 

Actualmente las principales barreras que los alumnos encuentran para desplazarse a pie al centro relacionados directamente con la movilidad y con carácter general, residen en que lleva más tiempo que optar por otros medios de transporte, además de que los alumnos consideran que requiere un esfuerzo físico elevado.

En cuanto a las principales barreras a desplazarse en bicicleta que los alumnos suelen identificar y que se relacionan directamente con la movilidad, están relacionados con la falta de carril bici que conecte al centro y la falta de aparcabicis seguros. En este sentido, a pesar de que el centro cuente con aparcabicis, los alumnos no perciben como seguros los mismos, puesto que consideran que, con frecuencia, la bicicleta puede sufrir algún daño debido a que otros alumnos puedan acceder a ella (incluso a pesar de que se proporcionen las medidas adecuadas).

 

 

Los alumnos prefieren un aparcamiento para bicicletas que reúna las siguientes características:

    • Situado en el interior del recinto del centro.
    • Situado en lugar cerrado y separado del resto de alumnos y visitantes y que, por tanto, garantice la seguridad de la bicicleta.
    • Además, para disuadir el vandalismo, consideran más seguro que exista vigilancia sobre el aparcamiento, situándose en un lugar visible por alguien del personal del colegio.

 

El uso de la bicicleta

 

Niños en biciCabe destacar en cuanto a la promoción del uso de la bicicleta en los colegios y en caminos escolares seguros, la labor en las ciudades de Asociaciones como “Aula en Bici”. Se trata de una entidad en la que colaboran varios grupos de trabajo formados por docentes de primaria, secundaria y Universidad que trabajan para fomentar la bicicleta en todas sus vertientes a través de cursos de formación para aquellos usuarios, asociaciones y colectivos que quieran adquirir autonomía y conocimientos para disfrutar de la bicicleta como forma de ocio, medio de transporte, etc.

El origen de la Asociación nace del proyecto educativo Aula en Bici dirigido a escolares de educación primaria y secundaria con el cual se pretende reforzar y dar continuidad a las iniciativas municipales en el cambio de un modelo urbano más sostenible, coherente y respetuoso con el medio ambiente.

Los objetivos de este programa son:

 

    • Fomentar el uso responsable y seguro de la bicicleta.
    • Promover el conocimiento de las normas de seguridad vial creando actitudes de respeto hacia las mismas.
    • Dar a conocer la bicicleta como herramienta de movilidad sostenible fomentando una conciencia ecológica.
    • Utilización de la bicicleta como medio favorecedor de alternativas saludables a los espacios de ocio y tiempo libre.
    • Fomentar un hábito de vida saludable, utilizando la bicicleta como instrumento contra la obesidad infantil y el sedentarismo. Aula en Bici pretende ser una acción directa sobre la salud en grupos de población con alto grado de sedentarismo y riesgo de padecer obesidad y sobrepeso.
    • Fomentar el desarrollo de la conciencia corporal y el respeto a uno mismo a través del ejercicio físico, siendo esto un factor determinante en la prevención de las drogodependencias.
    • Utilización de la bicicleta como medio de integración cultural y social.

 


¿Cómo perciben el trayecto al colegio los alumnos?

 

Bien, cuando se pregunta a los alumnos de 5º y 6º de Primaria acerca de qué es lo que más valoran del trayecto al colegio, más del 80% de los alumnos de los distintos centros destacan principalmente el compartir el camino con amigos, familiares u otros acompañantes y disfrutar de una actividad al aire libre que les permite hacer un ejercicio físico moderado.

De la misma manera, al preguntar a los estudiantes acerca de los aspectos que en su opinión deberían mejorarse en el trayecto al colegio, los alumnos identifican la falta de seguridad vial y el mal estado de las aceras como las principales causas de descontento con su trayecto al centro escolar.

En cuanto a la falta de seguridad vial, los alumnos la identifican con la excesiva velocidad de los vehículos, la falta de civismo por parte de los conductores, la existencia de zonas con baja visibilidad, y la necesidad de establecer pasos de peatones y/o semáforos. Se observa, en mayor o menor medida, una percepción generalizada de que los conductores de vehículos no respetan a los menores lo suficiente a la hora de esperar a que estos crucen la calzada. Como consecuencia de ello, los alumnos de los centros consideran necesario establecer pasos de peatones y/o semáforos que les otorguen más confianza en su trayecto al centro.

 

Las aceras

 

En lo que respecta al estado de las aceras, los alumnos hacen referencia a aceras peligrosas y en mal estado (baldosas que se mueven o pavimento no uniforme), a la estrechez de la vía y a la suciedad en la misma (principalmente asociada a la ocasionada por las mascotas no debidamente recogida por los dueños de las mismas).

En conjunto, los alumnos encuestados que hacen referencia a aspectos negativos en el trayecto al colegio, otorgan especial importancia a la falta de respeto de los conductores de coche, a la falta de un carril bici adecuado y de facilidades para desplazarse en patín y al elevado nivel de congestión.

Como conclusión, se observa que los alumnos valoran el aprovechar el camino al centro como punto de encuentro con compañeros y amigos, y que su principal demanda es una mejora de la seguridad vial, que les permita desplazarse tanto a pie, como a bici o en patín, más libremente, reduciendo su percepción de riesgo y peligro.

 


¿Cómo elaborar un proyecto de camino escolar seguro?

 

Potenciar los caminos escolares seguros siempre va a resultar una inversión ventajosa y fructífera porque, entre otras cosas:

    • Favorece la autonomía de los escolares, lo cual repercute en un ahorro de tiempo de los padres que no deben invertir minutos en portarlos al colegio.
    • Reduce el número de vehículos en horas puntuales, disminuyendo la congestión y haciendo un poco más sostenible el transporte motorizado.
    • Esta reducción del número de vehículos incide directamente en los niveles de contaminación, haciendo más limpio el aire que respiramos
    • Facilitan la adquisición de hábitos saludables en las estudiantes ya que favorecen la realización de ejercicio moderado como es caminar o pedalear en la bicicleta.
    • Favorecen las interacciones sociales entre los niños durante el camino
    • Resultan beneficiosos para que los técnicos de las administraciones se sienten con los agentes implicados y piensen en común soluciones.
    • Es beneficioso que se vaya introduciendo en el proceso educativo un cambio de valores que van desde la seguridad vial hasta el estudio de la movilidad.
    • Para los niños es bueno y estimulante conocer su entorno, su barrio y sus vecinos desde pie de calle, no desde un vehículo. Esto conlleva una mayor implicación de las personas en los problemas de la comunidad y en la búsqueda de soluciones comunes.

 

Estos pequeños estudios y encuestas realizados en pueblos, barrios o comunidades educativas pueden ser los que den paso a la elaboración de estos proyectos. Son los que van a despertar el interés, o no, a determinadas comunidades y dirigentes políticos.

 

Actores implicados

 

Elaborar este tipo de planes no es sencillo, a pesar de los innegables beneficios que aporta a la comunidad, principalmente porque es necesaria de la implicación de muchos actores:

    • En primer lugar es necesaria la implicación de la comunidad educativa, no sólo de los alumnos, que ya hemos visto con el estudio que están concienciados; si no también de los profesores, de los padres mediante sus asociaciones e incluso, desde el currículo escolar, dándole la importancia real que tiene la Educación Vial Infantil en el sistema educativo.
    • Es importante la sensibilidad de los equipos de gobierno y de las administraciones implicadas con respecto a los temas de movilidad sostenible y educación vial escolar. Son ello los que tienen que poner en marcha el proyecto y buscar financiación, si no están comprometidos con la causa difícilmente se podrán llevar a término.
    • La comunidad de conductores que deben comprender que los cambios que pueden producirse son en beneficio de toda la comunidad.
    • Las asociaciones vecinales, de transporte, etc.

 

 

Elaboración de PMUS

 

Para elaborar un proyecto de caminos escolares seguros es fundamental incluirlo en las actuaciones del PMUS (Plan de Movilidad Urbana Sostenible), ya sea a nivel municipal o comarcal. Estas serían las fases para elaborar este tipo de planes:

    1. Fase I: Organización y arranque del proceso
    2. Fase II: Prediagnóstico y objetivos generales
    3. La Fase III: Análisis y diagnóstico
    4. Fase IV: Elaboración del plan
    5. Fase V:: Puesta en práctica
    6. La Fase VI; Seguimiento, evaluación y medidas correctoras




Home 9 BLOG 9 Caminos escolares seguros ??

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

N

Recibe notificaciones por correo electrónico cuando haya nuevo contenido disponible.