Diseñar un programa para la enseñanza de la conducción

por | Nov 24, 2021

Home 9 BLOG 9 Diseñar un programa para la enseñanza de la conducción

Cómo diseñar un programa para la enseñanza de la conducción

 

Enseñanza de la conduccion de vehiculos

Diseñar un programa para la enseñanza de la conducción

 

  1. Necesidad de diseñar un programa para la enseñanza de la conducción
  2. Diseñar los objetivos
  3. Los contenidos y habilidades

 


1-Necesidad de diseñar un programa para la enseñanza de la conducción


 

¿Es realmente necesario crear y desarrollar un programa para llevar a cabo la enseñanza y aprendizaje de la conducción?. La respuesta es muy clara, sí. Debido a la complejidad de todo proceso de enseñanza, se hace necesario y fundamental el diseño de un buen plan de aprendizaje en el cual se detallarán todas las actividades que el alumno debe realizar para cubrir con éxito todos los objetivos propuestos, que en el caso de la educación vial, serán que los futuros conductores sean capaces de circular por las vías públicas con unos niveles básicos de seguridad, tanto para ellos como para el resto de usuarios.

 

Las funciones fundamentales de estos planes deben ser:

 

      • Establece claramente los objetivos y resultados que se pretenden alcanzar
      • Estructurar y secuenciar los contenidos adaptados a cada alumno y a su ritmo de aprendizaje
      • Establecer una metodología adecuada a cada tipo de contenido
      • Valorar el progreso de los alumnos y de la eficacia del programa

 

Los elementos esenciales que debe componer un programa educativo son:

 

      • Los objetivos, son los resultados que se pretenden alcanzar, deben responder a la pregunta: ¿qué pretendo conseguir en mi alumno?
      • Los contenidos, son los conocimientos organizados necesarios para llegar a los objetivos. Responderían a la pregunta: ¿qué tengo que enseñar?
      • La metodología, sería la forma de enseñar los contenidos, debe responder a la pregunta: ¿cómo voy a enseñar?
      • Los recursos didácticos, están formados por el material necesario para facilitar la comunicación didáctica, responderían a la pregunta: ¿qué medios voy a utilizar?
      • La evaluación, consiste en verificar, tanto los cambios producidos en el alumno, como si el programa ha sido adecuado
      • El tiempo, sería la duración del proceso de enseñanza

 

¿Cómo puedo diseñar un programa de aprendizaje de la conducción?.

 

En primer lugar deberíamos partir del real decreto 818/2009, de 8 de mayo, por el que se aprueba el reglamento General de conductores donde están especificados en diversos capítulos los objetivos que se han de alcanzar y los contenidos para lograr esos objetivos.

 

Pasos a seguir para diseñar el programa de enseñanza de la conducción

 

      1. Establecer los objetivos que se quieren alcanzar. Es necesario tener en cuenta las exigencias que plantea la tarea de conducir y los objetivos establecidos reglamentariamente.
      2. Desarrollar los contenidos para lograr cada uno de los objetivos fijados
      3. Elegir el método para impartir los contenidos
      4. Fijar el material necesario
      5. Establecer el sistema de evaluación

 

 


2- Diseñar los objetivos


 

Aula escuelas particulares de conductores

Aula escuelas particulares de conductores

 

Ya hemos comentamos anteriormente que uno de los elementos fundamentales de un buen programa educativo son los objetivos, es decir, aquello que se pretende lograr al final de todo el proceso.

¿Y porqué resulta tan importante definir y desarrollar bien los objetivos del programa?. La respuesta obtenemos cuando consideramos las funciones que cumplen estos objetivos dentro del proceso educativo:

      • Los objetivos sirven de guía y de punto de partida para el Profesor. A partir de ellos se formularán los siguientes elementos del programa como son los contenidos, el material necesario, la metodología, etc. Para diferentes objetivos necesitaremos distintos contenidos y materiales, incluso puede suceder que empleemos diferentes metodologías.
      • Los objetivos ayudan en el proceso de evaluación del aprendizaje. Sí tenemos bien definidos los objetivos que queremos que el alumno consiga, es más fácil evaluar el resultado y tomar medidas por realizar nuevas actuaciones en caso de que no se alcancen.
      • Unos objetivos bien definidos ayudan a motivar a los alumnos porque éstos saben con exactitud lo que deben conseguir y pueden enfocar sus esfuerzos claramente hacia dicho objetivo.

Los objetivos deben organizarse los niveles según su grado de abstracción:

      1. Objetivo final
      2. Objetivos generales
      3. Los Objetivos específicos
      4. Objetivos operativos

Todos ellos se encuentran correlacionados de forma que del objetivo final se obtienen varios generales, de éstos varios específicos, y por último, de los específicos obtendremos los operativos.

 

Los objetivos en la enseñanza de la conducción

 

A modo de ejemplo, puede esbozarse la siguiente clasificación de los objetivos según el nivel de abstracción a partir del Reglamento General de Conductores, aprobado por real decreto 818/2009, de 8 de mayo y del análisis del Texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a motor y Seguridad vial (Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre):

      1. Objetivo final
      2. Objetivos generales
      3. Los objetivos específicos
      4. Objetivos operativos

El objetivo final

 

Enseñanza de conduccion

Es necesaria una exhaustiva programación de los objetivos para llevar a cabo cualquier programación educativa

Se puede extraer de los enunciados del artículo 59 de la antigua y ya derogada Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a motor y Seguridad vial:

“Con el objeto de garantizar la aptitud de los conductores para manejar los vehículos con el menor riesgo posible, la conducción de vehículos a motor y ciclomotores, exigirá haber obtenido previamente autorización administrativa que se dirigirá a verificar que los conductores tengan los requisitos de capacidad, conocimientos y habilidad necesarios para la conducción del vehículo de que se trate”.

 

 

Objetivos generales

 

Se pueden extraer del artículo 42 del Reglamento General de Conductores, según el cual todo aspirante a conductor debe:

      • “Manejar adecuadamente el vehículo y sus mandos para no comprometer la seguridad vial y conseguir una utilización responsable del vehículo.
      • Dominar el vehículo con el fin de no crear situaciones peligrosas y reaccionar de forma apropiada cuando éstas se presenten.
      • Discernir los peligros originados por la circulación y valorar su gravedad.
      • Observar las disposiciones legales y reglamentarias en materia de tráfico, circulación de vehículos y seguridad vial, en particular las que tengan por objeto prevenir los accidentes de circulación y garantizar la fluidez y seguridad de la circulación.
      • Tener un conocimiento razonado sobre mecánica y entretenimiento simple de las partes y dispositivos del vehículo que le permitan detectar los defectos técnicos más importantes del mismo, en particular los que pongan en peligro la seguridad y de las medidas que se han de tomar para remediarlos debidamente.
      • Tener en cuenta todos los factores que afectan al comportamiento de los conductores con el fin de conservar en todo momento la utilización plena de las aptitudes y capacidades necesarias para conducir con seguridad.
      • Contribuir a la seguridad de todos los usuarios, en particular de los más débiles y los más expuestos al peligro, mediante una actitud respetuosa hacia el prójimo.
      • Contribuir a la conservación del medio ambiente, evitando la contaminación.
      • Auxiliar a las víctimas de accidentes de circulación, prestar a los heridos el auxilio que resulte más adecuado según las circunstancias, tratando de evitar mayores peligros o daños, restablecer, en la medida de lo posible, la seguridad de la circulación y colaborar con la autoridad y sus agentes en el esclarecimiento de los hechos”.

 

Los objetivos específicos

 

La referencia a la podemos encontrar en el anexo V del Reglamento General de conductores anterior. Expresa las áreas de formación más precisas que los anteriores (ya sean conocimientos, aptitudes o destrezas y de comportamientos). Estos artículos especifican los contenidos de la formación de conductores.

"<yoastmark

 

Los objetivos operativos

 

Expresan las tareas más concretas que el alumno debe realizar por lo que pueden deducirse de algunos artículos y puntos relacionados con las pruebas a realizar para comprobar los conocimientos, aptitudes y los comportamientos (por ejemplo, para el permiso de la clase B, se podría extraer un objetivo del Anexo V, ejecutar la maniobra descrita en punto 3 (Pruebas de control de aptitudes y comportamientos en circuito cerrado) en el apartado J) “Frenado para detener el vehículo con precisión utilizando, si es necesario, la capacidad máxima de frenado de aquel.”

 


3- Los contenidos y habilidades


 

Los últimos niveles de concreción están compuestos por los contenidos y las habilidades.

Ya comentamos en la primera parte que los contenidos están constituidos por todos los conocimientos que queremos enseñar y transmitir a los alumnos para que los asimilen y aprendan. Se podrían definir como “el conjunto organizado de conocimientos que se consideran necesarios para el desarrollo de las capacidades de un alumno”.

Centrándome en la formación de futuros conductores, estos contenidos se pueden estructurar en tres grupos:

    1. Conocimientos: se incluyen los referidos a comportamientos en caso de accidente, de orden reglamentario y técnico, conocimientos mecánicos, etc.
    2. Las habilidades perceptivo-motoras: previsión, decisión, percepción y actuación sobre el vehículo.
    3. Actitudes hacia una conducción segura y eficiente.

En España, los contenidos mínimos exigidos, se encuentran expuestos en el Reglamento General de Conductores. En los apartados del Anexo V se encuentran establecidos tanto los conocimientos (pruebas de control de conocimientos común de específicos), como las aptitudes o habilidades (preparación para una conducción segura en función de la clase de permiso) y los comportamientos (operaciones y maniobras que deben realizarse con toda seguridad y con las precauciones necesarias, es decir, la combinación conocimientos +habilidades +actitudes).

 

Conocimientos mínimos que debe aprender un futuro conductor 

 

Están especificados en el Anexo V apartado B (pruebas a realizar según la clase de permiso o licencia de circulación solicitados) punto 1 (prueba de control de conocimientos común).

      • Las disposiciones legales y reglamentarias en materia de tráfico, circulación de vehículos de motor y seguridad vial, especialmente las que se refieren a la señalización, reglas de prioridad y limitaciones de velocidad.
      • Los accidentes de circulación: factores que intervienen. Causas más frecuentes de los accidentes.
      • La vigilancia y las actitudes con respecto a los demás usuarios: su importancia. Necesidad de una colaboración entre los usuarios: no molestar, no sorprender, advertir, comprender, prever los movimientos de los demás.
      • Las funciones de percepción, de evaluación y de toma de decisiones, principalmente el tiempo de reacción y las modificaciones de los comportamientos del conductor vinculados a los efectos del alcohol, drogas, medicamentos, enfermedades, estados emocionales, fatiga, sueño y otros factores.
      • Los principios relativos al respeto de las distancias de seguridad entre vehículos, a la distancia de frenado y a la estabilidad del vehículo en la vía teniendo en cuenta las diferentes condiciones meteorológicas o ambientales, las características de los distintos tipos y tramos de vía y el estado de la calzada.
      • Los riesgos de la conducción vinculados a los diferentes estados de la calzada y especialmente sus variaciones según las condiciones atmosféricas, la hora del día o de la noche. La conducción segura en túneles.
      • La vía: clases y partes de la vía. Sus características y disposiciones legales referidas a ella.
      • Los riesgos específicos relacionados con la inexperiencia de otros usuarios de la vía y con los usuarios más vulnerables, como por ejemplo los peatones (especialmente los niños, las personas de edad avanzada o discapacitadas, las personas ciegas o sordas), los ciclistas, los conductores de ciclomotores, de motocicletas, de vehículos para personas de movilidad reducida y otros.
      • Los riesgos inherentes a la circulación y a la conducción de los diversos tipos de vehículos y a las diferentes condiciones de visibilidad de sus conductores.
      • Normativa relativa a los documentos administrativos necesarios para circular conduciendo un vehículo de motor: documentos relativos al conductor, al vehículo y, en su caso, a la carga transportada.
      • Normas generales sobre el comportamiento que debe adoptar el conductor en caso de accidente (señalizar, alertar) y medidas y primeros auxilios que puede adoptar, si procede, para socorrer a las víctimas de accidentes de circulación.
      • Factores y cuestiones de seguridad relativos a la carga del vehículo y a las personas transportadas. Precauciones necesarias al abandonar el vehículo.
      • Los elementos mecánicos relacionados con la seguridad de la conducción y, en particular, poder detectar los defectos más corrientes que puedan afectar a los sistemas de dirección, suspensión, ruedas, frenos y neumáticos, alumbrado y señalización óptica (luces, indicadores de dirección, catadióptricos) y escape, a los retrovisores, lavaparabrisas y limpiaparabrisas, y a los cinturones de seguridad y las señales acústicas.
      • Los equipos de seguridad de los vehículos, especialmente la utilización de los cinturones de seguridad, reposacabezas y equipos de seguridad destinados a los niños.
      • La utilización del vehículo en relación con el medio ambiente: uso adecuado de las señales acústicas, conducción económica y ahorro de combustible, limitación de emisiones contaminantes y otras medidas a tener en cuenta por el conductor para evitar la contaminación ambiental.

 

Actitudes y habilidades que debe desarrollar todo aspirante 

Actitudes y habilidades
  1. Regular el asiento para conseguir una posición sentada correcta.
  2. Ajustar los retrovisores, el cinturón de seguridad y los reposacabezas.
  3. Controlar el cierre de las puertas.
  4. Efectuar verificaciones de forma aleatoria del estado de los neumáticos, del sistema de dirección, de los frenos, de líquidos (por ejemplo, aceite del motor, líquido refrigerante, líquido del lavaparabrisas), de los faros, de los catadióptricos, de los indicadores de dirección y de la señal acústica.

 

Entre otros aspectos, el examinador analizará en el aspirante:

      •  El control del vehículo, teniendo en cuenta: la correcta utilización de los cinturones de seguridad, los retrovisores, los reposacabezas, el asiento; el manejo correcto de las luces y demás equipos; el manejo correcto del embrague, la caja de cambios, el acelerador, los sistemas de frenado, la dirección; el control del vehículo en diferentes circunstancias, a distintas velocidades; la estabilidad en carretera; la masa, las dimensiones y características del vehículo; la masa y tipo de carga, sin aceleraciones bruscas, suavidad en la conducción o ausencia de frenazos.
      • Conducción económica y no perjudicial para el medio ambiente, teniendo en cuenta las revoluciones por minuto, el cambio de marchas, la utilización de frenos y acelerador.

Conocimientos + aptitudes + Actitudes 

 

Paso de peatones

 

      • Observar, incluso con ayuda de los espejos retrovisores, el perfil de la vía, la señalización, los movimientos de los demás, los riesgos presentes o imprevisibles.
      • Utilizar adecuadamente los mandos del vehículo: embrague, freno de pie, acelerador, freno de mano, volante, luces, limpiaparabrisas, señales acústicas, palanca de cambio, etc.
      • Comunicarse con los demás usuarios de la vía utilizando adecuadamente los medios autorizados para ello.
      • Reaccionar adecuada y eficazmente en caso de peligro ante las situaciones reales de riesgo.
      • Cumplir las disposiciones en materia de normas y señales reguladoras de la circulación, órdenes de los agentes y personas autorizadas para regular la circulación.
      • Respetar a los peatones y demás usuarios de la vía.

Guia para las clases practicasNuestro colaborador Miguel Ángel Acebal, ha iniciado una serie de post, basados en su libro “Permiso B. Guía para las clases prácticas“, donde expondrá una serie de técnicas y consejos para llevar a cabo el proceso de enseñanza de la conducción.

Puedes consultar sus aportaciones en la sección “Programación de la enseñanza práctica” o bien en el siguiente ENLACE

 

JOSE LUIS ALVAREZ formador vial

Home 9 BLOG 9 Diseñar un programa para la enseñanza de la conducción

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

N

Recibe notificaciones por correo electrónico cuando haya nuevo contenido disponible.