Adaptación del conductor a la velocidad

por | Feb 27, 2023

Home 9 BLOG 9 Adaptación del conductor a la velocidad

Como se adapta el conductor a la velocidad del vehículo

 

Señal horizontal de velocidad. Adaptación del conductor a la velocidad

Adaptación del conductor a la velocidad

 

A todos nos ha ocurrido que, después de conducir  un largo periodo en autopista o autovía, si tenemos que reducir la velocidad, nos parece que es más lenta que la que es realmente. Este fenómeno se basa en el hecho de que la exposición a una estimulación continua (sin variaciones) hace que se reduzca la capacidad de respuesta de los mecanismos nerviosos sensibles a la proyección del flujo óptico en la retina (los “detectores de movimiento retiniano”). Es lo que llamamos “adaptación a la velocidad”.

 

Consecuencias de la adaptación del conductor a la velocidad

 

El hecho de conducir durante un tiempo prolongado a alta velocidad produce:

  • disminución de la capacidad de respuesta neuronal
  • tendencia a que se reduzca la sensación de velocidad, lo cual lleva a que se circule más deprisa (para compensar esta reducción en la respuesta de los detectores de movimiento).
  • infraestimación de la velocidad a la que se circula en situaciones en las que se debe reducir la velocidad. Por ejemplo al abandonar la autopista o autovía, al entrar en una curva, etc.
  • el conductor no mira el velocímetro, al entrar en una zona urbana o en una curva, puede llegar a demasiada velocidad, sin tiempo para reducirla suficientemente.

 

Estudios realizados

 

Se realizó un experimento para abordar el problema de la percepción de la velocidad del conductor en una situación de conducción simulada. Se utilizaron patrones estructurados en una “carretera” simulada para influir en la percepción de velocidad. El simulador incluía un coche delantero y ventanillas laterales para cubrir el campo visual periférico de los participantes. Los patrones en la “pista” consistían en una superficie uniforme de color gris o bandas blancas superpuestas en dirección transversal al movimiento del vehículo. Estas bandas se reflejaban desde un espejo en el espacio delantero del chasis de un automóvil real controlado por el participante, quien solo podía controlar la velocidad a la que se movía la textura de la “carretera”. La sensación de realismo se incrementaba ya que la “carretera” simulada desaparecía alrededor de las ventanas laterales de la cabina.

En la tarea, el “conductor” debía, después de escuchar la señal acústica poner en marcha el “desplazamiento” simulado por la “carretera” accionando el acelerador. En un punto del experimento, se presentaba de nuevo un tono o señal auditiva y se les pedía a los sujetos que redujeran su velocidad a la mitad. Los sujetos recibieron la misma instrucción, independientemente de los patrones que estuvieran presentes en la “carretera” (ya fueran bandas blancas u otra cosa). En la primera y segunda condición, las bandas presentes en la “carretera” estaban más juntas en comparación con la tercera condición en la que no había patrones de bandas. En las dos primeras condiciones, la señal para reducir la velocidad se emitía justo cuando el conductor “entraba” en la zona de prueba de bandas.

 

TE PUEDE INTERESAR:

 

Los resultados del estudio sobre la adaptación del conductor a la velocidad indican que la presentación de patrones en la “carretera” tuvo un efecto significativo en la percepción de la velocidad relativa de los sujetos. En presencia de bandas, los sujetos redujeron su velocidad más que en ausencia de patrones. Además, cuando se presentaron patrones, los sujetos estimaron su velocidad de desplazamiento de manera más precisa, mientras que sin patrones no redujeron adecuadamente la velocidad Esto dio lugar a ajustes excesivos de velocidad.

Shinar, McDowell y Rockwell (1974) realizaron un estudio similar. En él observaron que los conductores ajustaban su velocidad a un nivel más bajo cuando conducían por tramos de carretera con árboles a ambos lados de la carretera (53 mph), en comparación con los tramos de campo abierto sin árboles ni otros elementos de referencia (57 mph). Los árboles a los lados de la carretera aumentan la respuesta del sistema perceptivo a los cambios en la estimulación visual en la retina periférica. Según Recarte y Lillo (1994),

“la presencia de discontinuidades en la periferia visual (árboles y otros hitos) lleva a una estimación de velocidad más alta; de modo que si se establece una velocidad en esas condiciones, la eliminación de estas discontinuidades puede inducir un aumento de la velocidad real para compensar la disminución subjetiva”.

Como resultado, en la condición de campo abierto, se ajusta la velocidad a un nivel más alto.

 

 

Home 9 BLOG 9 Adaptación del conductor a la velocidad

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

N

Recibe notificaciones por correo electrónico cuando haya nuevo contenido disponible.